Chiropterología 101

Los Murciélagos: Nuestros aliados nocturnos

El 2011 es un año muy especial para la conservación de la biodiversidad en el mundo: es el Año del Murciélago. Bajo el lema “Juntos por los murciélagos”, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (UNEP), la Convención de Especies Migratorias del (PNUD) y el Acuerdo para la Conservación de las Poblaciones de Murciélagos de Europa (EUROBATS) han decidido volcar esfuerzos a nivel mundial para poder coordinar con diversos socios la promoción del cambio de actitudes de la sociedad civil respecto a este fantástico grupo de mamíferos. Son numerosos los socios que se encuentran participando a escala global y regional. La más importante en Latinoamérica y el Caribe es la Red Latinoamericana para la Conservación de Murciélagos (RELOCM) y su asociado en nuestro país, el Programa para la Conservación de los Murciélagos de Bolivia (PCMB), es quien está iniciativa está llevando adelante la iniciativa localmente.

Pero, ¿por qué un Año del Murciélago? Considerando que éstos pequeños mamíferos no son tan carismáticos como los grandes tigres, los delicados delfines o nuestros parientes los primates. Precisamente por eso es que se necesita no solo un año, sino décadas que se dediquen a entender mejor a un grupo injustamente mal percibido debido a supersticiones, folklore y miedos naturales frente a lo que la gente no entiende. La mayoría de la gente tiene ideas erróneas sobre lo que son y no son los murciélagos. Muchas veces estas mismas ideas han causado, a su vez, que se desarrollen campañas de desprestigio e incluso de matanzas de murciélagos, afectando a poblaciones y llevándolas, en algunos casos, al borde de su extinción. Algunas de estas leyendas o mitos incluyen el pensar que son ciegos, se enredan en el pelo de la gente, que fuman, que todos son rabiosos y transmiten enfermedades, que son ratones con alas, o pero aun que están emparentados con insectos o aves. Pero dejemos las cosas claras: los murciélagos NO son ciegos, tienen un sofisticado sistema de radar para desplazarse y encontrar su alimento; NO son ratones con alas, ni insectos ni aves, SON mamíferos voladores que pertenecen a su propio grupo llamado Chiroptera (que significa Mano Alada), emparentado evolutivamente mas con los humanos que con los roedores; si bien pueden ocasionalmente portar algunas enfermedades, NO todos se enferman de rabia, y las posibilidades de encontrar un murciélago enfermo en estado natural son muy bajas. Definitivamente los murciélagos NO fuman (esta es una mala práctica por parte de algunas personas que solo los daña y mata) y NO se enredan en el pelo de la gente (con su sistema de radar ellos pueden detectar cualquier objeto y evitar chocarse con el).

Ahora que ya se ha dejado claro que cosa no son los murciélagos, es importante explicar que es lo que si son, que hacen y que beneficios traen. En el mundo existen más de 1200 especies de murciélagos, el segundo grupo de mamíferos, después de los roedores, más numeroso. En Bolivia se conocen hasta la fecha 132 especies, presentes en casi todos los ecosistemas del país, y con mayor presencia en zonas tropicales. El mayor registro de altura de un murciélago ha sido a 4500 metros sobre el nivel del mar, en los bosques de Kewiña. Están presentes en bosques montanos de Yungas hasta las sabanas y bosques amazónicos. Un número considerable se encuentran distribuidas en los diversos ecosistemas del Departamento de Cochabamba, conociéndose hasta la fecha 75 especies de murciélagos. Estudios realizados por el PCMB han determinado que solamente en la ciudad de Cochabamba existen 5 especies, habitando muchos de ellos construcciones antrópicas, incluyendo entretechos y puentes. La mayoría de estas son aquellas que se alimentan de insectos y son fundamentales para controlar poblaciones de insectos, como mosquitos y polillas. Muy cerca a la ciudad, en el Parque Nacional Tunari, se han podido identificar además otras tres especies que no se las ha encontrado aún en la ciudad, pero que es muy posible que lleguen hasta ahí. Estas son especies que se alimentan de néctar y frutas y un insectívoro que habita en el follaje de los árboles en los bosques de Kewiña.

Por otro lado, si bien la mayoría de la gente piensa que todos los murciélagos son vampiros y “chupa sangres”, en realidad son muy pocas especies los que tiene este hábito (sólo de 3 de las más de 1200), mientras que la mayoría en realidad se alimenta de insectos y frutas, habiendo aquellos que se alimentan también de néctar, otros omnívoros y algunos pocos de pequeños vertebrados. Esta impresionante diversidad de tipos de alimentación que presentan los murciélagos tiene consecuencias muy importantes y valiosas para la naturaleza y para el mismo ser humano. Ellos están involucrados en procesos ecológicos muy importantes para el medio ambiente que incluyen la polinización, la dispersión de semillas y el control de poblaciones de insectos.  Para el hombre, los murciélagos son sumamente valiosos pues, además de promover procesos ecológicos, prestan servicios ambientales fundamentales. Las especies de murciélagos frugívoras y nectarívoras son responsables que existan más de 800 especies de plantas en Latino América, siendo muchas de ellas de importancia económica para el ser humano. Son claves para el sector forestal pues ayudan a polinizar especies maderables como el Ochoó, el Ceibo y la Balsa. También en otros aspectos de las economías locales son importantes, como en la polinización del Agave, de donde se saca el tequila. Un murciélago insectívoro puede comer entre 600 y 1200 insectos por noche, incluyendo mosquitos que pueden transmitir enfermedades (fiebre amarilla, dengue) o ser plagas de cultivos. En algunas regiones puede ahorrar a los agricultores hasta dos millones de dólares por el ahorro que se hace en la puesta de plaguicidas. Incluso el murciélago que se alimenta de sangre es importante, pues si bien causa problemas a la ganadería, se está empleando enzimas presentes en su saliva para la creación de fármacos contra enfermedades cardíacas.

Varios factores se suman a que las poblaciones de murciélagos se vean fuertemente afectadas y con riesgos muy serios de extinguirse. Entre estos el más importante es la destrucción del hábitat, que afecta a los lugares donde viven y los sitios donde se alimentan. Otros factores que afectan fuertemente a los murciélagos en nuestro medio incluyen la destrucción de sus guaridas naturales (cuevas) ya sea por vandalismo directo o por técnicas inapropiadas de control del murciélago vampiro. Todos esto ha ocasionado que en Bolivia se consideren a 12 especies en el Libro Rojo de especies de vertebrados amenazados, una de ellas En Peligro, seis Vulnerables y seis en categoría de Datos Insuficientes. Es muy importante apoyar, promover y desarrollar acciones que vayan a favor de la conservación y protección de estas especies amenazadas y a todos los murciélagos en general. El 2010 se pudo publicar, con el apoyo del Viceministerio de Medio Ambiente y Biodiversidad, un Plan de Acción que proporciona los lineamientos específicos para estas especies amenazadas. Este plan ya está en ejecución y gracias al apoyo de instituciones nacionales (PCMB, CBG-UMSS) y extranjeras (EcoHealth Alliance, Whitley Fund for Nature, Naturpath, USFW) es que se ha podido, por ejemplo, crear la primera área que protege a una especie amenazada en Sudamérica: el Santuario Municipal Ecológico San Juan del Corralito, que busca proteger al Murciélago Nariz de Espada considerado En Peligro en Bolivia. Este santuario se encuentra en la localidad de San Matías, Santa Cruz, y ya se están organizando actividades de educación, investigación y protección.

Todas estas acciones encaminadas a la protección, al cambio de actitudes de la gente y al conocimiento de las especies de murciélagos se encuentran también apropiadas a una escala regional. Sumando los esfuerzos de 12 países en la región, el 2007 se creó la Red Latinoamericana de Conservación de Murciélagos (RELCOM) con el fin de concentrar esfuerzos en común y crear una voz regional a favor de estos mamíferos tan especiales. RELCOM tiene la visión de que los seres humanos y los murciélagos puedan vivir en armonía y tiene la misión fundamental de garantizar la persistencia de especies y poblaciones saludables y viables de murciélagos en Latino América y el Caribe y lograr que en todos los países se conozca y aprecie su importancia. Los murciélagos en la región y en Bolivia en particular, son nuestros aliados fundamentales, contribuyen a mantener un ecosistema sano e incluso ayudan mediante sus servicios a la economía misma de los seres humanos, entenderlos y protegerlos es nuestra obligación.

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.